Te cuento sobre lo que veo, lo que leo, lo que escucho, lo que recomiendo, lo que me gusta, lo que no me gusta, lo que venga, lo que pinte, LO QUE VA.

20 de diciembre de 2010

You will meet a tall dark stranger (Woody Allen, 2010)


¿Otra vez sopa, Woody?

Pareciera ser que sobre el ocaso de su carrera el genial Woody Allen se ha conformado con su estilo y su público. Nada nuevo encontramos en la nada nueva You will meet a tall dark stranger (“Conocerás al hombre de tus sueños”, 2010). El neoyorquino entrega una más de sus comedias sin carcajadas cuyo ingrediente humorístico principal es el drama.

Como nos tiene acostumbrados Allen, el film se sustenta en sus personajes que siempre parecen llevar una existencia en pugna con sus deseos y que a menudo en esa búsqueda hedonista se entrecruzan y redefinen. Como también es usual en su filmografía no debería sorprendernos que algunas historias queden sin resolver, puesto que el encanto de las películas de Woody Allen reside en el drama individual de cada personaje.

El eje del relato es Helena (Gemma Jones), una anciana que vuelca la desesperación que le produce su divorcio en una clarividente (Pauline Collins) que oficia de sostén psicológico ante la crisis al tiempo que no deja de augurarle un futuro brillante. Allen no había abordado hasta ahora esta clase de espiritualismo berreta, sin embargo decir que esto constituye una novedad sería exagerar. El tratamiento que le da no es en nada diferente al que ya ha dedicado a otros salvavidas de la vida moderna a lo largo de su filmografía. 

El resto del abanico de personajes lo compone un escritor que no logra trascender (Josh Brolin), su mujer (Naomi Watts) cansada de esperar un hijo que se enamora de su inalcanzable jefe (Antonio Banderas), un anciano que quiere huir de la muerte (Anthony Hopkings) casándose con una mujer mucho más joven y luego se arrepiente, una prostituta (Lucy Punch) devenida en esposa trofeo… Es decir Woody Allen básico.

Lo más saludable de You will meet a tall dark stranger es la naturalidad con que todo ocurre al revés de como debería. Lo mismo suele suceder en la vida misma. El film divierte pero esperamos y exigimos más de los grandes realizadores como Woody Allen. En ésta última entrega se nota la falta de osadía y esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada